La educación es una inversión que involucra el consumo de recursos materiales y de tiempo. Para que esta inversión rinda frutos, se deben adquirir conocimientos sólidos que doten al estudiante de talentos para transformar su entorno. En ese contexto, todo estudiante debe asegurar que su vinculación con el proceso de enseñanza aprendizaje sea seria y que al mismo tiempo, el oferente del servicio educativo preste un servicio de calidad.

Algunos de los beneficios derivados del proceso de acreditación para los estudiantes y futuros universitarios son:

  1. Los estudiantes reciben una formación de calidad certificada que cumple con estándares de calidad internacionales.
  2. Las universidades que cuentan con carreras acreditadas se comprometen a la mejora continua de sus instalaciones, profesores, equipo, planes de estudios, entre otros.
  3. SINAES cuenta con reconocimiento internacional, lo que agrega valor al profesional facilitándole la inserción en el mercado internacional.
  4. Ampliación de espacios de participación para los estudiantes durante el proceso de autoevaluación y acreditación, lo cual es de vital importancia para tener un criterio real del quehacer de la carrera.
  5. Seguimiento a graduados. El proceso de autoevaluación y el sostenimiento de la acreditación exigen el seguimiento permanente en torno a la inserción laboral de los egresados, lo cual se traduce en aspectos tan importantes como la generación de cursos de formación continua que permiten la actualización de los graduados.
  6. La ley 8798, establece que las instituciones de gobierno deben darle prioridad en la contratación a profesionales egresados de carreras acreditadas.