Aportes al desarrollo. Todo proceso productivo, de desarrollo social, de generación de conocimiento, investigación y desarrollo que requiera de una dotación dada de capital humano se beneficiará de colaboradores que cuenten con mayores y mejores talentos. Si la acreditación permite una mejora en el proceso de enseñanza aprendizaje es posible pensar que esta propicia también que los graduados de carreras acreditadas puedan realizar aportes importantes al sector en el cual se encuentran inmersos. Por supuesto, el aporte al desarrollo productivo y social no es generado únicamente por los egresados de carreras acreditadas, pero la acreditación propicia que este aporte se dé.

Fuente de información. La acreditación es una fuente de información valiosa para los empleadores en el tanto les indica cuales carreras cuentan con una calidad reconocida por un ente externo. En ese marco, los egresados de estas carreras se corresponden con un grupo de referencia muy importante para el sector que demanda contratar profesionales con calificación reconocida.

La acreditación exige la consulta a los empleadores. El proceso de acreditación exige que las carreras consulten a los empleadores sobre el desempeño de sus graduados. En ese marco, se propicia el enriquecimiento del perfil de salida de acuerdo a las necesidades del sector empleador. Particularmente se solicita como criterio de calidad que la carrera cuente “con información actualizada sobre las condiciones del mercado laboral de la disciplina y sobre la inserción laboral de sus graduados…” en paralelo “un alto porcentaje de empleadores debe mostrarse satisfecho con los graduados”.

La acreditación exige la actualización de los graduados. Como un criterio de calidad, la acreditación exige que la carrera ofrezca a sus graduados oportunidades de actualización profesional.