1. La acreditación propicia un mayor desarrollo del personal académico. El modelo de acreditación del SINAES reconoce la importancia central del personal académico en el proceso de enseñanza aprendizaje. Múltiples criterios de calidad están dirigidos a garantizar que el personal académico cuente con los espacios e instrumentos necesarios para el desempeño de sus labores.
  2. Así, por ejemplo, el modelo de acreditación del SINAES contiene un componente dedicado al “personal académico”, el cual se ubica dentro de la dimensión “Recursos”. Este componente, entre otros, define criterios de calidad en torno a que la carrera debe disponer de normas para el personal académico que regulen sus deberes y derechos. Asimismo, por ejemplo, hay un criterio de calidad en torno a que en los tiempos asignados al personal académico debe incluirse, en la carga docente, las horas de lecciones, de atención a estudiantes fuera de clase, de preparación de lecciones, de elaboración y aplicación de instrumentos de evaluación, exámenes y otros de revisión y valoración de pruebas, tareas y otros requisitos de los cursos, así como de dirección de trabajos finales de graduación.

    Igualmente, se debe garantizar que el personal académico pueda participar en actividades de docencia, investigación y extensión social.

    Por su parte, dentro de la dimensión “proceso educativo” se contempla el componente “Desarrollo Docente”. Este último persigue, entre otros, que el personal académico cuente con espacios de análisis al interior de la carrera para externar criterio sobre diversos tópicos y con espacios para tener acceso a actualización en métodos de enseñanza.

  3. Mejora del entorno de enseñanza aprendizaje. El modelo de acreditación de SINAES propicia la generación de un entorno más adecuado para el desarrollo del proceso de enseñanza aprendizaje: se contempla la infraestructura de la carrera, la dotación de equipo, la dotación de recursos en el centro de información y recursos, entre otros.
  4. Internacionalización. La internacionalización es consustancial al quehacer académico. El intercambio de ideas que se genera en el intercambio de académicos e investigadores es fundamental para enriquecer el quehacer académico, hacerlo universal, tal como proponen los orígenes de la universidad. Actualmente, las universidades y carreras que no se ocupan de su calidad tendrán menos oportunidades de acceso a la cooperación internacional y el intercambio académico. Uno de los requisitos de la internacionalización es la calidad. Adicionalmente a estos aspectos, para muchas universidades, especialmente las pequeñas, la conformación de redes de trabajo es muy importante. En el área de investigación, por ejemplo, la conjunción de esfuerzos puede dar resultados de un tamaño relativo significativo. La posibilidad de generar redes de trabajo está directamente relacionada con la calidad que cada parte perciba en su contraparte. La acreditación da cuenta de esa calidad.