Asuntos Estudiantiles: bienestar y desarrollo integral

  • En su visita al país, el doctor William Young, director de NASPA para América Latina y el Caribe, compartió sobre la importancia de los asuntos estudiantiles y sus retos.
  • SINAES y ULACIT trajeron expertos internacionales que compartieron las mejores prácticas en servicios estudiantiles con universidades costarricenses.

“El alumno está en todas partes, por ende Asuntos Estudiantiles también. Lo que implica una responsabilidad, es necesario capacitarse” afirmó el Dr. Young, director de NASPA, y director general de Asuntos Estudiantiles de la Universidad Católica de Chile. Los cambios en el estudiantado, sus hábitos y nuevas formas de crear cultura, así como sus demandas, son indicadores claros que han afectado la dinámica institucional de las universidades.

El hecho que los jóvenes estén en todas partes, hace que Asuntos Estudiantiles se preocupe de distintas situaciones y condiciones que influyen en el desarrollo y la calidad de vida de los estudiantes; el cual necesita ir de la mano con el proyecto educativo de la institución.

Las universidades y los empleadores valoran cómo los alumnos tienen ciertas competencias de trabajo en equipo, resolución de problemas y orientación al servicio, lo cual se logra no solo en la clase tradicional, sino en todo tipo de relación que se puede generar con los estudiantes en la universidad.

Young señala que en el desarrollo de habilidades la experiencia es clave en la formación de las competencias, ya sea dentro de las aulas, o con el aprovechamiento de oportunidades en áreas que los estudiantes quieran desenvolverse, como el deporte, la música o el voluntariado, al facilitar plataformas al alumno para que pueda desempeñarse mejor y en ese actuar, se forme y tenga mayor experiencia.

Una generación que asiste más a la universidad

“En Chile se da un fenómeno que por lo que escuché y compartí en Costa Rica, estamos similares en el aumento de cantidad de personas que acceden a la educación superior, y eso genera un desafío” afirmó William Young.

Jóvenes que no se han preparado o el contexto donde se formaron no les brindó todas las herramientas, pueden llegar un con déficit formativo que puede implicar que en los primeros años, o el primer semestre de la universidad, sufran bastante por el estándar de exigencia.

Young menciona que en Chile se han incentivado las tutorías de pares para facilitar el acompañamiento. Las tutorías académicas en los primeros años se imparten en cursos específicos como ingeniería, cálculo, física u otros que normalmente son más complejos.

Dichas tutorías también se han extendido a estudiantes que todavía no han entrado a la universidad como una especia de nivelación, para formarles en contenidos básicos que contribuyan a que sus primeros años sean más abordables.

“Como instituciones de reflexión, generadoras de conocimiento y promotoras del cambio social, nuestra labor es enfocar esfuerzos para escuchar y atender efectivamente las demandas y necesidades de cada generación de futuros profesionales” indicó Gilberto Alfaro, director ejecutivo del SINAES.